Un oficial de policía que se encontraba de franco de servició debió utilizar su arma reglamentaria cuando un grupo de delincuentes intentó asaltar la farmacia en la que se encontraba junto a su familia.

El policía, identificado como el sargentino Rafael Souza no dudó en reaccionar de esa manera. El hecho se registró en la ciudad de Jundiaí, al noroeste de San Pablo.

Los encapuchados anunciaron el robo y el oficial procedió a identificarse como agente de Policía. De acuerdo con el testimonio de Souza, uno de ellos le habría apuntado con su arma con la intención de dispararle.

Fue entonces cuando el agente reaccionó desenfundando su arma con su mano derecha y disparando en al menos cuatro ocasiones contra los sujetos, al tiempo que sostenía a su niño en el brazo izquierdo. La madre corrió a sujetar a su hijo tras los disparos.

Comentarios