Los principales cortes de carne aumentarán en torno al 10% en las próximas horas en carnicerías. Los comercios minoristas del sector trasladarán el incremento en el precio que se registró este martes en el Mercado de Hacienda, al que llegaron menos animales que lo habitual por la inestabilidad del dólar, que llevó a algunos productores a demorar los envíos.

Según confirmaron fuentes del sector, los carniceros ya tuvieron que remarcar sus valores o están a punto de hacerlo en los próximos días. “El aumento promedio sigue a la variación de precio que tuvieron las subastas en Hacienda, pero dependiendo de la ubicación del comercio puede llegar a ser mayor”, afirmó Carlos Ursi, carnicero y directivo de la Asociación de Dueños de Carnicerías.

De esta manera, los cortes populares pasarán a tener valores referenciales de entre 170 y 175 pesos el kilo de asado, vacío o paleta, $180 el bife angosto y desde $200 pesos alguno de los tres cortes de milanesa (cuadrada, nalga o bola de lomo).

Empresarios de la carne aseguraron que la menor oferta de animales en el Mercado de Hacienda responde a la volatilidad del tipo de cambio que, como en otros rubros comerciales, quitó referencia de precios en la relación entre proveedores y sus clientes. Este martes ingresaron unos 6.600 animales en 174 camiones, cuando lo habitual en un día como este es de unos 10.000.

Los empresarios del sector explicaron que por la suba del dólar habrá otros costos operativos que también aumentarán. Se trata de insumos que están dolarizados o ligados al tipo de cambio, como el precio del gasoil, o del maíz, que sirve para completar la hacienda y que es un producto exportable. “A los feed-lot que engordan a maíz no les cierra el número de ninguna manera, el esquema tiene que cambiar a animales más grandes que engorden a pasto”, ejemplificó otra fuente.

Por su parte, Miguel Schiariti, presidente de la Cámara de la Industria de Carnes (CICCRA), afirmó que hay incluso otro factor que encarecerá los cortes. “Dentro de los tipos de animales exportables, ahora se suma el novillito de hasta 410 kilos, que se destina generalmente al consumo interno. Este tipo de animales es demandado ahora por Chile, por lo que el productor va a tener que aumentar el precio interno para mantener competitivo las dos alternativas, venderlo acá o exportarlo”.

El último eslabón de la cadena de potenciales aumentos al precio de la carne está en los costos que afrontan los frigoríficos. “Actualmente por la energía eléctrica y gas están pagando un millón de pesos por cada servicio”, explicó Schiariti. Las actualizaciones periódicas a las tarifas de servicios se sumará el combustible, que hará más caro el pago de fletes.

Los carniceros, de todas formas, tendrán un límite para trasladar los incrementos de la cadena a los precios en el mostrador: la demanda del consumidor. “Actualmente la demanda está estable. Yo aumenté hoy mismo y sólo el 8%, pero si el carnicero se pasa en los aumentos sabe que no le va a poder vender a nadie”, apuntó Ursi.

Comentarios