La actividad industrial retrocedió durante agosto el 5,6% en relación a igual mes del año pasado, y la construcción, el 0,8%, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

El ministro de Producción, Dante Sica, recoció que el sector industrial “es uno de los más afectados” por la volatilidad financiera y convocó hoy a gremios y empresarios para analizar no sólo los temas de coyuntura sino también los de largo plazo.

“Lo más importante para el Gobierno es mantener los puestos de trabajo y generar empleo de calidad. Es necesario establecer un canal de diálogo y una agenda de trabajo permanente”, manifestó ayer el funcionario.

Más allá de las declaraciones, lo cierto es que en medio de esta baja de la actividad industrial, que alcanzó al 0,8% acumulado en lo que va del año, las expectativas de los empresarios no son favorables, según el relevamiento hecho por el Indec.

A través de su encuesta cualitativa, el organismo dio cuenta que el 59,7% de las empresas anticipa que habrá una baja de la demanda interna hasta noviembre, 7,9% espera un aumento, mientras que el 32,4% restante prevé un ritmo estable.

Entre las firmas exportadoras, el 31,1% espera una suba en sus ventas contra 16,3% que vislumbra una disminución, mientras que el restante 52,6% no anticipa cambios hasta noviembre.

El rubro que más cayó fue la industria textil, afectada por las importaciones y la caída del consumo, marcando en agosto una retracción del 16,6% en forma interanual.

También mostraron caídas en la producción de agosto la elaboración de productos de caucho y plástico (13,2%), la industria metalmecánica (10,8%), la elaboración de sustancias y productos químicos (9,3%), la refinación de petróleo (7,8) y la industria del tabaco (6,9%).

También tuvieron indicadores negativos la edición e impresión (5,9%), la producción de papel y cartón (2,8%) y la de insumos para la construcción (1,1%) y la elaboración de alimentos y bebidas.

En tanto la actividad de la construcción retrocedió en agosto un 0,8%, una baja que no fue mayor debido al sostenimiento de la obra pública. Sin embargo, en este sector de la economía también las expectativas de los empresarios sobre el desarrollo a noviembre no son favorables, siempre de acuerdo al informe oficial.

Según la encuesta realizada por el Indec, entre las empresas dedicadas fundamentalmente a la obra pública, el 77,8% opinó que el nivel de la actividad disminuirá y el 22,2% cree que no cambiará. Quienes estimaron una baja la atribuyen a la caída de la actividad económica (30,8%), a los atrasos en la cadena de pagos (22,5%) y a la inestabilidad de los precios (20,7%), entre otras razones

Entre las empresas que realizan obras privadas el 63,6% prevé que el nivel de actividad del sector disminuirá durante los próximos tres meses, mientras que el 27,3% estimó que no cambiará y el 9,1% que aumentará. Los que estimaron una baja del nivel de actividad durante los próximos tres meses la atribuyeron fundamentalmente a la inestabilidad de los precios (31,7%), a la caída de la actividad económica (26,7%) y a los atrasos en la cadena de pagos (17,1%), entre otras causas.

Comentarios