Las reservas del BCRA van acusando el daño provocado por la incertidumbre política y económica reinante. Desde las PASO las reservas muestran al día de ayer un retroceso de u$s7.416,5 millones a un total de u$s58.892 millones.

En lo que va del mes las reservas del BCRA caen en u$s9.007,4 millones. El comportamiento diario desde las Primarias muestra caídas promedio de más de u$s600 M diarios, tanto como resultado de ventas netas de divisas del BCRA (intervención directa), caída de efectivo mínimo (encaje de los argendólares en el BCRA) y pagos del sector público (por ejemplo, cancelación de Letes).

En paralelo, desde el BCRA y en el Palacio de Hacienda, monitorean diariamente la evolución de los depósitos del sector privado, tanto en pesos como en dólares. Hasta ahora, según las estadísticas oficiales, que tienen un delay de tres días, el comportamiento que muestran las personas y empresas no reflejan señales de que haya una corrida como en otras circunstancias similares de la historia contemporánea. Obvio, que hay cierto drenaje tanto entre los depósitos privados en pesos y en dólares, sobre todo, luego del inesperado resultado de las PASO y la consiguiente reacción virulenta de lunes y martes de inversores y ahorristas.

Desde las PASO los depósitos privados en pesos acusan una caída de $52.876 millones, lo que es solo un 2,2% menos que el stock previo a las Primarias del 11 (en lo que va del mes retroceden $53.342 millones, -2,2%). Algo similar se da con los depósitos a plazo fijo en pesos que muestran un retroceso de $26.696 millones desde las PASO, lo que es una caída del 2,1% (en lo que va del mes caen $20.883 millones, un 1,7%). De modo que, a pesar de los mayores rendimientos ofrecidos ahora por los bancos, hay una leve merma entre los ahorristas de plazo fijo. Vale recordar que estas colocaciones perdieron fuerte la apuesta al carry trade tras la fuerte depreciación del peso del lunes pasado, por lo que no extraña que hayan “recogido el barrilete”, como dicen los operadores. El stock total de depósitos privados en pesos se ubicó al día 15 en $2.371.217 millones, de los cuales $1.240.909 millones son plazos fijos no ajustables y $16.837 millones son plazos fijos ajustables. Mientras que por el lado de los depósitos en dólares (argendólares), si bien la merma es mayor tampoco aún es preocupante. Desde las PASO los argendólares han caído en u$s1.551 millones, lo que implica una merma del 4,8% (en lo que va de agosto caen u$s1.213 millones, un 3,8%). Al contabilizarlos por el equivalente en pesos ($93.060 millones y $72.780 millones, respectivamente) da una idea de la magnitud de la caída. El stock total de argendólares bajó al día 15 a u$s30.950 millones.

Entonces, por el momento, ni por el lado de las colocaciones en pesos como en dólares surgen señales preocupantes. Si se observa más inquietud, preguntas, consultas de parte de los clientes en las sucursales y vía homebanking, como lógica reacción a la creciente incertidumbre, pero sin que eso se traduzca, por ahora, en una incipiente corrida sobre los depósitos. Claro que por lo delicado del panorama actual se trata de una variable a monitorear diariamente, ya que es muy sensible a cualquier señal o comentario político.

Por ello no extraña que ayer en la cumbre entre el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza y los representantes de Alberto Fernandez (Guillermo Nielsen y Cecilia Todesca) la velocidad de la caída de las reservas ocupara gran parte de la agenda que llevaron los invitados.

Comentarios