Desde febrero, el precio de la bolsa de harina aumentó un 300% golpeando fuertemente al sector panadero, que ya se ve afectado por el incremento de las tarifas en los servicios públicos. Con esta nueva suba, los empresarios del sector estimaron que el pan deberá costar entre $80 y $90.

«Lo único que pedimos es que bajen la harina, sino el precio del pan debería ser $80 ó $90, se les va a complicar a la gente la compra de pan», alertó el presidente del Centro de Industriales Panaderos del Oeste, Rodolfo Silva, que también alertó sobre el cierre de panaderías que no podrán afrontar los grandes costos.

En febrero, la bolsa de 50 kilos de harina costaba $210 y actualmente vale $700, una suba cercana al 300% que, sumada a los aumentos de tarifas en la luz, el agua y el gas, empujan el valor del kilo de pan; uno de los alimentos básicos en la mesa de los argentinos.

El abril los panaderos realizaron un «panazo» frente al Congreso para denunciar la crisis del sector ante la baja en las ventas, los aumentos en las materias primas y los aumentos en los servicios básicos.

El Centro de Industriales Panaderos del Oeste (Cipod) denuncia que los aumentos en las tarifas alcanzaron el 1490% en el servicio eléctrico, el 1297% en el gas y el 996% en el agua, a lo que se le suma las subas «indiscriminadas» en las materias primas.

Comentarios