El gremio aeronáutico anuncia paro antes de fin de año

Con una movilización por el Espigón A del Aeropuerto Internacional de Ezeiza, los trabajadores aeronáuticos retomaron esta semana las protestas para denunciar no sólo “el fracaso de la política aérea” del gobierno de Cambiemos sino también la “situación de agonía” en que se encuentran varias empresas del sector, incluida la estatal Aerolíneas Argentinas. La medida no incluye la cancelación ni retrasos de vuelos, con lo cual los servicios se prestarán con normalidad.

“Todas las empresas están al borde de la quiebra. Anoche nos enteramos de que Flybondi dejaría la base operativa de Córdoba y esos trabajadores, que ya estaban precarizados, se quedarían sin empleo”, cuestionó Marcelo Uhrich, vocero de Unión de Personal Superior y Profesional de Empresas Aerocomerciales (UPSA), en una entrevista con la radio AM 750.

A diferencia de las protestas de la últimas dos semanas, la movilización de hoy que tiene lugar desde las 9 en la estación aérea internacional fue convocada por Sindicatos Aeronáuticos Unidos, que aglutina a todos los gremios del sector. El motivo es el mismo: “El fracaso de la política aerocomercial y la revolución de los aviones” pregonada por el gobierno de Mauricio Macri.

Durante la actividad, “no vamos a generar ninguna medida de fuerza que pueda afectar a los pasajeros”, puntualizó Uhrich. La única molestia podría ser “el ruido que se pueda hacer una movilización”, aclaró el dirigente, quien explicó que una de las acciones será “hablar con ellos para contarle cuál es la situación” del sector.

El dirigente explicó que la situación de las empresas privadas y de Aerolíneas es “agonizante”. A través de un comunicado, los gremios citaron ejemplos: “Avian está en convocatoria de acreedores, Andes Argentina abona sueldos en cuotas y no efectivizó el aguinaldo, Latam sufre el achicamiento de sectores” y “Austral exhibe el peor déficit y gestión de la historia”.

Además, Lasa tiene a “todos sus trabajadores cesanteados”, mientras que Norwegian, Flybondi y Jet Smart “operan bajo un sistema laboral totalmente precarizado y flexibilizado”.

“Con el Grupo Aerolíneas nos sentamos a cerrar la paritaria del año pasado y nos dieron que no hay dinero y que la situación es crítica”, añadió Uhrich durante una entrevista por AM 750.

El fenómeno low cost no cierra en el país”, agregó el dirigente y dio un ejemplo que rebate el mentado “millón de pasajeros” que el Gobierno dice haber registrado: “Sí, hay un millón de pasajeros, pero los pagó la gente. Un avión con 170 pasajeros tiene un costo operativo de 52 dólares por pasajero la hora volada. Un vuelo a Córdoba tiene un costo de 104 dólares por pasajero. Esos boletos se están vendiendo a 1500 pesos, es decir 34 dólares. Menos de la mitad del costo operativo. Así, ninguno sobrevive”.

Comentarios