El secretario de Política Económica del Ministerio de Hacienda, Miguel Braun, pronosticó ayer una menor inflación para este año respecto de 2018 gracias a las medidas anunciadas por el Banco Central el jueves y a las ventas de U$S 60 millones diarios en el mercado cambiario por parte del Tesoro nacional que llevará a cabo hasta fin de año. “Venimos de un proceso inflacionario de muchos años y en 2018 se aceleró producto de la fuerte devaluación después del impacto económico que tuvimos con la sequía y los shocks internacionales. Este año el Banco Central está implementado una política monetaria muy dura que apunta a que la inflación vaya bajando y de hecho va a ser más baja que el año pasado”, indicó Braun.

Si bien el funcionario reconoció que la misma “sigue en niveles elevados en parte por el aumento de los precios regulados y porque todavía quedan coletazos de la devaluación”, consideró que con los “anuncios que se realizaron y con el manejo serio del Central, (la inflación) va a ir bajando y va a ser más baja este año que el año pasado”. El jueves el presidente del BCRA, Guido Sandleris, anunció un endurecimiento del plan de política monetaria para reducir aún más el circulante de dinero tras conocerse que la inflación de febrero fue de 3,8%. El plan consiste en extender el objetivo de crecimiento cero de la base monetaria hasta fin de año, eliminar el ajuste por estacionalidad de junio y bajar el porcentaje de actualización del 2% a 1,75% desde abril con el que se ajustan los márgenes de la la zona de no intervención cambiaria.

Asimismo, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, anunció ese mismo día más temprano que el FMI autorizó al Tesoro la venta de U$S 9.600 millones hasta fin de año en operaciones diarias de U$S 60 millones. Esos anuncios produjeron que el dólar para el público retrocediera el viernes 1,53% al cerrar en un promedio de $ 41,134 en las principales entidades de la city porteña, mientras que en el mercado mayorista la divisa estadounidense cayó 1,88%, hasta los $40, acompañado por una suba de tasas por parte del Banco Central hasta el 63,74%.

El economista y ex secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, consideró que estos anuncios, sumado a la suba de la tasa “tranquiliza al dólar, pero sigue con la demolición del nivel de actividad y aumento del desempleo”.

“En vez de decidir encarar el último trayecto hacia la elección presidencial con un aire renovado, con mayor expectativa y tratando de trabajar muy fuertemente sobre la confianza, que es lo que está faltando, el Gobierno decide seguir con lo mismo y quema las naves”, sostuvo.

Comentarios