“Lo peor de la crisis ya pasó”. El ministro de Hacienda de la Nación, Nicolás Dujovne, hizo una remake esta semana de la frase del presidente, Mauricio Macri. Y la nueva versión, más extensa y específica, desató tanta polémica como la original, expresada por el líder de Cambiemos en su discurso de apertura de sesiones del 1 de marzo, ante el Congreso nacional.

¿Qué opinan los dirigentes de Tucumán sobre esas declaraciones? La consulta de LA GACETA les sirvió a los entrevistados para reafirmar su postura -algunos a favor, otros en contra- respecto del impacto financiero y político de las decisiones de la Casa Rosada.

En la elaboración de los argumentos es donde surgen los matices y las lecturas más finas. Por ejemplo, mientras un sector de la Unión Cívica Radical (UCR) expresa sus disidencias y manifiesta su distancia a Cambiemos, la “pata” del radicalismo que sostiene la alianza gobernante justifica las medidas tomadas y valora el esfuerzo de la población por los efectos negativos, aunque estos “correligionarios” también empiezan a buscar mayor protagonismo en el frente.

La oposición a la gestión de Macri no desaprovecha la oportunidad de cuestionar el camino elegido. En el caso del peronismo, las críticas hacia Cambiemos radican en las “malas decisiones”. La izquierda, en tanto, directamente considera que la alianza gobernante y el PJ son cómplices. El abanico de achaques contra la gestión de Macri es amplio, e incluye el aumento de las tarifas, el incremento en la deuda externa y la política de reducción drástica del gasto público.

“Lo peor de la crisis ya pasó”, remarcó el jueves Dujovne. Consideró que la economía está encarrilada hacia un buen horizonte y planteó lo que, a su criterio, será el escenario electoral de este año: “hay dos opciones: kirchnerismo o Cambiemos”. Convocó luego a los electores a tener una perspectiva amplia de la situación del país. “La economía es uno de los componentes, pero es una discusión entre futuro y pasado. Hay que mirar una película sobre el norte, hacia donde vamos. Eso sí va a estar en tela de juicio a la hora de votar”, sostuvo el ministro de Economía. Las proyecciones de la Casa Rosada podrán ser certeras o no. Por lo pronto, están empapadas de buenos augurios.

Pro-Cambiemos

Alberto Colombres Garmendia (legislador)

“Está claro que lo peor ya pasó. Durante estos tres años hubo que hacer un sinceramiento de las tarifas y achicar el gasto para lograr déficit cero. Y se tuvo que hacer en un contexto internacional complicado, y el año pasado, además, con una campaña agrícola muy mala. Esto provocó una crisis, cuyo pico fue mayo de 2018. Hoy el panorama es distinto: se lograron esas metas, esta campaña agrícola será muy buena y van a ingresar al país muchos dólares. Estoy convencido: de acá en adelante, el crecimiento será permanente. El Gobierno nacional ha logrado conformar un gran equipo. Se cometieron errores, es cierto, pero los únicos que nunca se equivocan son aquellos que no hacen nada. Este Gobierno sacó al país del default, ganó mercados nuevos para nuestros productos y reinsertó a la Argentina en el mundo, entre otros logros. Tras 12 años del mayor saqueo de la historia, no es poca cosa”.

Partido Justicialista

Fernando Juri (legislador)

“Ya venimos escuchando esta misma frase, con más o menos variaciones, desde hace casi tres años. Que lo peor ya pasó, que se viene la primavera, pero la primavera no llega nunca. No vemos ningún indicador de que se vayan a terminar la recesión y la inflación. La pobreza sigue aumentando. Lamentablemente, no vislumbro nada de lo que dice el ministro Dujovne. Nadie quiere que la gente la pase mal, pero con este plan económico de la Nación, no veo ni a corto ni a largo plazo ningún tipo de solución. No quiero ser apocalíptico, y me gustaría que sea de otra manera, pero todos los datos de la economía señalan que no hay solución a corto plazo. El dólar sigue subiendo y todo se traslada a los precios. Al final, la situación empeora, y a eso lo palpamos en las visitas que hacemos a los barrios, donde hay que abrir cada vez más comedores infantiles. Las estadísticas afirman que ha crecido no sólo la pobreza, sino también la indigencia”.

UCR (Cambiemos)

Eudoro Aráoz (Legislador)

“Considero que las palabras del ministro Dujovne son un mensaje de aliento a la sociedad, en un contexto en el que la situación económica ha golpeado de manera generalizada. Son palabras que, además, están destinadas a remarcar el potencial de la Argentina: a pesar de la crisis que menciona el ministro, el país tiene capacidad de reacción para afrontar lo que está pasando. El Gobierno de la Nación desde su llegada ha tomado todas las medidas que ha considerado apropiadas, siempre con el objetivo de superar la situación. Así, comenzaron a surgir indicadores positivos hace unos dos meses, y esperamos que eso se propague a otras actividades. La industria y la construcción han dado signos sostenidos de recuperación. Luego de la reducción en los gastos del Estado, la economía está en condiciones de empezar a crecer. Sí creo que el Gobierno nacional debe escuchar más a la UCR”.

UCR (disidente al PRO)

Fernando valdez – legislador

“¿Lo peor ya pasó? ¿Cómo se explica esa afirmación en las tarifas de luz y de gas que reciben los vecinos? ¿En los jubilados y sus haberes? ¿Y pagando Impuestos a las Ganancias? ¿Acaso ya resolvieron el tema de la Inflación, el cual, Macri-dixit, era “recontrafácil” de solucionar? Ojalá sea así, y todo haya pasado. Creo que todos queremos al país le vaya bien. Pero no se nota que esté siendo así. No se puede gobernar la Nación sin conocer la Argentina profunda. El vecino de Tucumán, con casi el 40% de pobreza, no puede pagar tarifas del primer mundo, montos que no pagan ni siquiera los porteños. Y ese es otro punto: ¿por qué los porteños están subsidiados, y no Tucumán? Hay que aliviar en este punto la situación de las provincias del interior. Además se debe resolver la cuestión de la presión tributaria en los servicios de luz, aunque eso es algo que corresponde a la Provincia y a los municipios”.

UCR (Cambiemos)

Agustín Romano Norri (concejal)

“La frase del ministro valora el esfuerzo que han hecho todos los argentinos, el pueblo y el Gobierno, algo para nada fácil de lograr cuando el país está en un proceso electoral. En otro momento escondían todo bajo la alfombra. Hay que solucionar los problemas de fondo; se terminó esa política de mentirle a la gente y que luego, cada cinco años, el país esté otra vez en crisis. El sinceramiento es duro, afecta a muchos y duele, pero es una etapa de crecimiento que comienza. Se espera una cosecha importante, que genere divisas. Y esos fondos van a quienes menos tienen, como la suba de la Asignación Universal por Hijo. Hay decisiones de índole provincial que no se toman y fueron acordadas en el Consenso Fiscal, como los subsidios”.

FiT (PO-PTS)

Ariel Osatinsky (dirigente de Adiunt)

“La frase ‘lo peor de la crisis ya pasó’ es una nueva mentira. La bancarrota económica y financiera está en uno de los puntos más altos, y la situación tiende a agravarse. Las condiciones internacionales (guerras comerciales, comercio internacional en declive, recesión mundial, fuga de capitales), empeoran la crisis. La deuda externa usuraria representa cerca del 90% del PBI. El Banco Central está quebrado y acumula montañas de papeles que renuevan papeles. El país carece de crédito, la tasa de interés se encuentra a un nivel que liquida el sistema productivo. Y la situación social llegó a un punto límite. Esto ha producido la división del empresariado, el derrumbe de Cambiemos, la fragmentación del justicialismo cómplice del ajuste, ya que votaron todas las leyes de Macri. Es necesaria una reorganización sobre otras bases sociales, una salida desde los trabajadores y desde la izquierda, para que a la crisis la paguen los capitalistas”.

Alperovichista

David Mizrahi (concejal)

“Creo que la frase ‘lo peor ya pasó’ es una suerte de slogan de campaña. La realidad que se vive es muy difícil para la gente, porque el sueldo no alcanza. Deben cambiar una serie de políticas económicas desacertadas para que todo mejore, porque hoy pagar las tarifas del gas, de la luz y el transporte público es realmente un problema para la población. También los costos de los alimentos han subido mucho. En general, el poder adquisitivo está totalmente destruido. El análisis que hacemos es que con las políticas implementadas y sostenidas por Cambiemos va a seguir esta situación. El Gobierno nacional no hizo ningún cambio para que la gente pueda vivir mejor; todo lo contrario. Ya dijeron que lo peor había pasado, cuando fue la campaña de 2017. Sólo generan esperanzas en la gente. Al final, el Presidente no cumplió con ninguna de sus promesas y endureció las políticas que empobrecen a los argentinos”.

Comentarios