¿Cuánto sumaron los consumos personales con las tarjetas de crédito y de débito? ¿Cuántos pesos se cambiaron por dólares en el último año? Es información que podría verse en los resúmenes del banco y que sería útil tener a mano para quienes deban hacer su declaración patrimonial al fisco. Pero claro, más allá de la obligación del trámite de presentación de datos para poder determinar -en caso de corresponder- cuánto hay que tributar por Bienes Personales, el hecho es que la AFIP no solo ya conoce la información sino que, además, desde hace un tiempo la pone en la web a disposición de cada contribuyente.

Tras ingresar a la página de la AFIP con su clave fiscal, cada persona puede clikear, entre las opciones de servicios interactivos, el apartado “Nuestra parte”, para encontrar allí información sobre su dinero en el banco, sus consumos, y sus movimientos patrimoniales en lo que se refiere a la compra y venta de bienes registrables como inmuebles y autos. Este sistema nació durante el período del blanqueo de capitales, como una suerte de advertencia por parte del fisco a los propietarios de activos detectados pero no declarados. Pero luego del sinceramiento fiscal, la “ventanilla” para mirar los propios datos quedó habilitada en forma permanente y, según los contadores consultados por la nacion, sirve como fuente de información (si bien no es información completa) para quienes deben presentar su declaración de Bienes Personales.

El lunes pasado, la AFIP publicó en www.afip.gob.ar/gananciasybienes/ el valor de varios de los activos cuyas tenencias deben informarse. Esos valores son al 31 de diciembre pasado, ya que son válidos para la declaración del patrimonio de 2017, que puede hacerse hasta junio. Dependiendo de la terminación del número de CUIT, el vencimiento será entre los días 11 y 14 de ese mes. La obligación de declarar rige para todos los alcanzados por el tributo, que en este período son los que tienen bienes por al menos $950.000 (según los criterios oficiales de valuación), y también para las personas que en 2017 obtuvieron ingresos brutos de al menos $1 millón (en este caso, sin importar el patrimonio)

¿Qué información aparece en “Nuestra Parte”? Por un lado, se accede a los archivos de las declaraciones juradas hechas en años anteriores. Y con respecto a 2017 (próximo período sujeto a una declaración) se consignan datos sobre compras o ventas de inmuebles o autos; gastos con tarjetas de crédito (del titular y, eventualmente, de quienes tienen adicionales); consumo anual con tarjetas de débito; operaciones de cambio de moneda extranjera; aportes a fideicomisos; montos pagados por expensas. Este último concepto aparece consignado en algunos casos, porque la obligación de aportar información al fisco (por parte de los administradores de edificios o de countries, por ejemplo) depende del tamaño de la propiedad y del monto abonado.

“Tener la información de las operaciones que se hacen cada año y de los listados de bienes al 31 de diciembre es algo útil para las personas, porque facilita el proceso de recolección de información para armar las declaraciones juradas”, señala la contadora Fernanda Laiún, quien comenta algo importante para tener en cuenta: la tarea de juntar datos para informar el patrimonio y las ganancias no se agota en mirar lo que muestra la AFIP en su página (no todos los datos están allí). Y, además, hay que considerar que no necesariamente todo lo que aparece debe declararse. ¿Por qué? “La AFIP puede mostrar saldos de cuentas bancarias, y puede ser que se trate de una cuenta conjunta (con titular y cotitular), que ya esté declarada por otra persona”, que es la propietaria de esos ahorros, explica Laiún.

“Es una buena herramienta y es importante que la información continúe siendo una base de datos de referencia y consulta, pero que en el futuro se tenga mucho cuidado de no incluir directamente los datos en una declaración jurada ?proforma’ que no pueda editarse”, opina Sebastián Mancuso, de Grupo GNP.

También en la AFIP afirman que los datos son de referencia para el contribuyente (no son de por sí determinativos de impuestos). Y, en caso de los montos de consumos, sirven para evaluar si los cálculos propios de gastos que hubo en el año (algo que debe informarse en la declaración de Ganancias) resultan consistentes.

El abogado Diego Fraga, especializado en materia tributaria, reafirma el concepto de que no surgen efectos legales de la información que muestra la AFIP, ya que el contribuyente siempre tendrá todas las posibilidades de demostrar cuáles son los verdaderos datos (en caso de que haya números que no coincidan con su situación).

Más allá de eso, el abogado del estudio Rctzz & Asociados, considera que es útil que se le ofrezca acceso a cada persona de la información que tiene la AFIP. “Puede servir como un recordatorio para quienes no son muy prolijos en la organización de sus ingresos y sus gastos”, consideró.

Desde el punto de vista de eficiencia del fisco, se reconoce que el sistema de publicación de datos es positivo (“si la operación fue detectada por la AFIP, difícilmente se la desconozca en una declaración jurada”, dice Laiún), aun cuando hay cuestionamientos a la carga burocrática que se pone en cabeza de quienes deben aportar información.

Y un punto crítico, claro, es el debido resguardo de los datos, tal como advierte Guillermo Poch, socio de Impuestos & Legales de BDO Argentina: “Es razonable que el fisco tenga a disposición la información sobre bienes y que eso sea utilizado para fiscalizar, siempre que no se lesione el derecho a la privacidad de los datos de cada contribuyente”.

Qué datos le llegan al fisco y cómo verlos
Información

La AFIP recibe información de fuentes externas: registros de propiedades, otros fiscos, entidades financieras, administradores de inmuebles y otros proveedores de servicios. Así, accede a datos sobre movimientos patrimoniales y gastos y consumos de los ciudadanos, para hacer cruces y controles

Publicación

Parte de esos datos se van poniendo e disposición del propio contribuyente; para verlos hay que ingresar en www.afip.gob.ar con la clave fiscal y optar por el título “Nuestra parte”; los datos de consumo, por ejemplo, aparecen agrupados por año

Límites

En algunos casos, como el de las expensas, el gasto le es informado a la AFIP por los administradores cuando se superan ciertos límites. Si se trata de departamentos, el sistema abarca a los de al menos 100 metros cuadrados y que pagan por gastos comunes $8000 o más mensuales (en casas en countries la superficie mínima para informar es de 400 m2); en el caso de las firmas proveedoras de servicios públicos, deben consignar datos al fisco cuando haya facturas por consumos mensuales de al menos $4000

Qué está declarado

Al ingresar en el apartado “Nuestra Parte”, cada persona puede acceder también a los archivos de sus declaraciones de Bienes Patronales correspondientes a años anteriores.

Comentarios