El centro con un equipo de profesionales especializados cuya misión es la prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación, del paciente con Obesidad y Trastornos de la conducta alimentaria. Se basa en el aprendizaje y la investigación continua para responder con eficiencia a las necesidades específicas de cada paciente, su entorno familiar y comunitario.

“Este centro da respuesta a la obesidad infantil y de adultos. Fue un trabajo intersectorial, junto al rabino Daniel Levy y todo su equipo. A su vez nosotros hicimos que este lugar sea un establecimiento multidisciplinario donde la gente que concurra y tenga todo en un solo lugar”, contó la titular de la cartera sanitaria.

Y agregó: “Empezamos hace un año trabajando y hoy estamos viendo los resultados. Estuvimos conversando con los pacientes que recibieron la atención acá y escuchando sus experiencias, y la forma en que nosotros podemos mejorar”.

Por su parte, el rabino destacó la importancia del centro Maimonides y el CEPTA. “Esto realmente compromete y emociona para seguir trabajando hacia adelante y recrear otras ideas en los que no hacen falta tantos recursos, solamente falta voluntad y compromiso con la sociedad. Estos tres elementos son los que pueden cambiar al país”, manifestó.

El centro brinda una atención integral, oportuna, segura y accesible, con acciones transversales a las diferentes áreas del gobierno. Trabaja con un enfoque interdisciplinario con el objeto de favorecer la adherencia al tratamiento y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Estamos visitando uno de los lugares más sagrados de Tucumán, posiblemente más sagrado que la Catedral y que las sinagogas judías. El maestro nos dice que si salvas una sola vida, salvas a todo el universo. Acá se salvan vidas todos los días”, expresó el rabino Abraham Cooper.

El CEPTA cuenta con áreas de prevención y alimentación saludable; de investigación y epidemiología; de actividad física; de salud mental; área infantojuvenil; de obesidad mórbida y cirugía bariátrica. “Atendemos pacientes con obesidad y con trastornos de la conducta alimentaria que abarca, entre otras cosas, bulimia y anorexia. Tenemos un equipo multidisciplinario con más de 20 profesionales: psicólogos, trabajadoras sociales, nutricionistas. Y tanto en adultos como infanto juvenil tenemos pediatras y cirujanos bariátricos con una atención integral de los usuarios con esta problemática”, contó la directora del CEPTA, Alejandra Caram.

El CEPTA trabaja de manera coordinada junto a la Red de Servicios, formada por todos los centros asistenciales (CAPS y hospitales regionales). “Recomendamos que los pacientes que tengan esta patología se acerquen a los centros asistenciales, y ellos a partir de la oficina de referencia y contra referencia se contacten con nosotros. La idea es brindarles la solución más adecuada a los pacientes y a las personas que tiene estos problemas de acuerdo a la complejidad”, agregó la directora.
Cabe destacar que el CEPTA lleva atendiendo 900 pacientes entre niños, adolescentes y adultos derivados de otros centros asistenciales.
Comentarios