Quedó libre el taxista que mató al

El taxista Alberto Leal fue puesto en libertad ayer después de presentar testimonio. En la noche del sábado Leal habría entrado en una disputa con Gonzalo Sebastián Torres Sosa, un uruguayo de 24 años, a quién disparó al menos cinco veces con el arma que portaba, alegando legítima defensa por intento de robo. El forcejeo se había producido en Villa Alem, en el cruce entre la calle San Luis y pasaje Cabildo, donde encontraron el cuerpo de Torres Sosa.

El taxista se había entregado voluntariamente a la Justicia. Pasó la noche aprehendido en la Brigada de Investigaciones de calle Junín 800. Ayer por la mañana estuvo en la Fiscalía especializada en Homicidios. Alegó que Torres Sosa se había subido al vehículo en el cruce de avenidas Mate de Luna y Mitre, que nunca especificó un destino y que intentó asaltarlo en Villa Alem. En San Luis y pasaje Cabildo, en un forcejeo, ambos terminaron fuera del vehículo, donde Leal le habría disparado cinco veces a su agresor con un arma que transportaba, y huyó de la escena.

Fuentes oficiales de la investigación confirmaron que Gonzalo Sebastián Torres Sosa cargaba con un expediente con 26 causas por robos agravados, arrebatos y hurtos. “Todas esas cosas hemos podido constatar en el expediente”, agregó Patricio Char, abogado de Leal.

Después del tiroteo, Leal se habría comunicado con su defensor y se puso a disposición de la Justicia. “Él (Leal) ahora está en libertad porque la causa es por legítima defensa”, dijo Char. “Este tipo llevó a sabiendas al taxista a la oscuridad, a un lugar desolado y ahí lo ha atacado”. Acotó que el hombre se encontraba de turno laboral cuando se produjo el encuentro. “No es que (mi cliente) haya provocado la situación. Andaba haciendo viajes como todos los fines de semana por la noche”, añadió.

Sobre el arma que Leal utilizó, el abogado alegó que esta estaba desarmada antes de la disputa y que Leal la armó fuera del vehículo antes de ser amenazado por Torres Sosa. También remarcó que las condiciones en que el arma se transportaba eran lícitas.

“Mientras él iba armando el arma, el sujeto seguía revolviendo todo el auto. No conforme se le viene encima, esgrimiendo algún tipo de arma, suponemos, porque no se veía en la oscuridad”, explicó el abogado. En la escena no se encontró un instrumento que pudiera haber portado la persona de nacionalidad uruguaya, pero de acuerdo con el relato del abogado “por lo menos el gesto de que tenía un arma lo hacía y le gritaba ‘te quemo, te quemo’”.

El letrado dijo que la fiscala a cargo del caso, Adriana Giannoni, “ha considerado que no había ninguna complicación en la causa como para darle la detención. Queda el proceso abierto pero se dio el cese de la aprehensión”. El auto que conducía y el arma que poseía Leal, al igual que la documentación que se había puesto a disposición de la Justicia, permanecerán secuestrados para peritajes mientras avanza la causa.

Comentarios