A horas de que el gobernador, José Alperovich, anuncie a Edmundo “Pirincho”Jiménez como reemplazante de Luis De Mitri como titular del Ministerio Público Fiscal, se supo que el cambio vendrá de la mano de una modificación en la estructura del Poder Ejecutivo (PE). Fuentes alperovichistas confirmaron anoche que el despacho vacante será absorbido por el Ministerio de Seguridad, es decir, por Jorge Gassenbauer.

Referentes del oficialismo en la Legislatura y dirigentes cercanos a Alperovich precisaron que Alperovich enviará el pliego de Jiménez hoy mismo a la Legislatura.

En paralelo, se trabaja en el borrador del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), que sería enviado a la Cámara para readecuar la Ley de Ministerios (N° 7.939).

De esta manera, Gassenbauer, mano derecha de Alperovich, volverá a ser un “superministro”. Encabezará una ampliada cartera que reunirá las áreas de Gobierno, Seguridad y Justicia. Entre fines 2011 y los últimos meses de 2012, el contador se ganó ese mote porque había conducido el Ministerio de Coordinación, una suerte de jefatura de gabinete que fue creada para él y disuelta tras un año de funcionamiento. La estructura quedó vacante cuando Alperovich pidió a Gassenbauer que reemplazará a Mario López Herrera en Seguridad. Este último había sido desplazado por pedido de Susana Trimarco luego de que la Justicia provincial absolviera a 13 de los imputados por el secuestro de su hija, Marita Verón.

En el nuevo organigrama, por debajo del “superministro” se ubicarían dos secretarías: la de Seguridad, que seguiría estando a cargo de Paul Hofer, y la de Gobierno, que recaería en manos de legislador oficialista Marcelo Caponio. Ese cargo es ocupado hoy por José Farhat. En caso de confirmarse el regreso de Caponio a ese despacho (lo ocupó hasta 2011), debería asumir en su banca como legislador el sindicalista mercantil Roque Brito.

El reemplazante

Jiménez, de 69 años, fue secretrio de Gobierno de Ramón Bautista Ortega y es ministro de Gobierno desde la primera gestión alperovichista, en 2003. Además, es secretario del Partido Justicialista local. Durante las elecciones de 2011, avaló y propició la conformación de acoples oficialistas “alternativos” a los del Frente para la Victoria (FpV) en el interior y en la capital.

El 24 de junio, LA GACETA consultó a Jiménez sobre la posibilidad de su nombramiento. “No me he planteado si me gustaría ocuparlo (al puesto), porque me gusta lo que estoy haciendo en el Ministerio. El gobernador seguro elegirá la persona más adecuada”, había expresado entonces entre risas.

Entre las expectativas generadas por la designación está la de cómo reaccionará Trimarco. En diciembre de 2013, cuando se cumplía un año del fallo absolutorio y aún no había sido conformado el Tribunal para revisarlo, la madre de la joven secuestrada había apuntado a Jiménez. “Voy a ir a la Casa de Gobierno a que me atienda Jiménez porque ese tipo es la mano negra que tiene Alperovich y el que maneja todas las cosas en los Tribunales. Voy a desenmascarar a uno por uno y si me matan, no me importa”, había lanzado.

Jiménez, además de atender las relaciones del Gobierno con los gremios estatales, tuvo un activo rol en la interacción entre el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial. Entre 2003 y 2006, casi 100 nombramientos de jueces pasaron por sus manos debido a la cancelación del Consejo de la Magistratura limitado que existía hasta entonces. Anoche, el aún funcionario del PE se excusó de brindar declaraciones.

Comentarios