El conflicto entre el empresario Emilio Luque y los empleados de sus supermercados continúa y la situación es cada vez más tensa. Esta mañana, con intermediación de la Secretaría de Empleados y Obreros de Comercio (Seoc), los delegados gremiales que representan a los trabajadores, y el dueño de la cadena se reunieron en una conciliación obligatoria.

«Buscamos el diálogo y la continuidad de la gente. Es justo su reclamo, no están cobrando, pero es un momento especial del país», expresó Luque, antes de comenzar la reunión.

Del encuentro se espera que salga una propuesta que podrá o no ser aceptada por los empleados afectados.

Según el dueño de una de las cadenas de supermercados más grandes de la provincia, por ahora se manejan dos posibilidades con respecto al futuro de la empresa: que se venda o que se asocie a otra compañía, pero con la gerenciación de Luque.

«La condición prioritaria es mantener todas las fuentes de trabajo. Vender es una alternativa para poder darle una solución a la gente», comentó.

Comentarios