Una rotisería cordobesa del barrio Argüello fue robada dos veces en menos de una semana. La primera vez los ladrones se olvidaron de sustraer un celular pero en la segunda oportunidad no sólo hurtaron todo sino que comieron, se prepararon una sangría y hasta dejaron una nota.

El local se llama Celisano y es apta para celíacos. Su dueño, Gonzalo Marques, dijo que “los delincuentes sabían exactamente dónde estaban las cosas. Yo creo que trabajaron acá o conocen a alguien que lo haya hecho. No cualquiera conoce dónde está cada cosa y el manejo del horno”, sostuvo.

“El 27 de noviembre abrí la rotisería y la panadería para celíacos. A la semana siguiente le entraron a robar a mi vecino y, a la segunda semana me roban a mí, como así también a un local que vende cuadros y a un kiosco”, contó Gonzalo. “Además de robarme objetos propios de la cocina y la computadora, consumieron productos del local”, indicó.

No sólo robaron electrodomésticos, sino que se prepararon una sangría con limón y le dejaron una carta con recomendaciones gastronómicas al dueño. La nota dice textual: “Hey loko. Pesimo la panada y ambugesa de 10. Dedicate hotracosa gei. Ades 10. La pizza no sé, fijate man, 5-5. Muy rica la sangría”.

La Policía hizo algunos peritajes en el local, tratando de conseguir elementos que los lleven a dar con los ladrones gastronómicos que atormentan a esa zona de la capital cordobesa. Por ahora, nada.

Comentarios