Romina Arias es marplatense y tiene 37 años. Hasta hace unos días se desempeñaba como sargenta en la Policía Bonaerense y, en paralelo, hacía su carrera en el mundo de las artes: sabe bailar y actuar.

También es madre de tres chicos, instructora de defensa personal y fue Campeona Panamericana de Full Contact, una disciplina de combate que combina golpes de puño y patadas.

El último 26 de diciembre dio un gran paso. Debutó en el estreno de “Magnifica”, la revista de Carmen Barbieri y Federico Bal. Fue en el teatro Corrientes de Mar del Plata.

Pero cumplir ese deseo tuvo un precio. Le costó su trabajo de todos los días. Cuando en la Bonaerense se enteraron de su debut decidieron echarla.

Según informó Clarín por fuentes de la Policía, Arias llevaba por lo menos 7 años en la fuerza.

“Hace dos o tres meses ella inició un expediente para solicitar permiso para trabajar en una obra de teatro durante la temporada de verano”, explicaron. Y esa solicitud recibió una respuesta negativa.

“En el marco del lanzamiento del Operativo Sol incipiente, por razones operativas, debido a la carga horaria y la necesidad de optimizar los recursos humanos por la temporada veraniega, se resolvió no avalar su pedido y fue notificada de tal medida”, indicaron las fuentes.

En Arias el deseo fue más fuerte. Tomó la decisión de avanzar. El día del estreno se subió al escenario.

La Auditoría General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad fue tajante. Al no cumplir Arias con la orden que había recibido de sus jefes, decidió desafectarla.

En Facebook, la foto de perfil de Arias es una leyenda en blanco sobre negro. “Trabajando en una nueva versión de mí mismo (sic)”, dice.

Comentarios