San Jorge jugó la última posibilidad de meterse entre los 64 clubes del país que disputarán los 32° de final de la competencia y cayó derrotado 2 a 1 por Juventud Antoniana, y de esa manera la serie se cerró con un global de 5 a 3 a favor del equipo salteño.

Un dato no menor a la hora de hablar de este cruce es la injusticia acontecida en el partido de ida, disputado en Tucumán. Cuando se jugaba el primer tiempo, el cotejo debió ser suspendido por los violentos enfrentamientos entre dos facciones de la hinchada de Juventud.

El artículo 62 del reglamento indica con claridad que «De producirse incidentes provocados por jugadores, miembros de cuerpo técnico, dirigentes, delegados, socios o parciales de un club en cualquiera de los encuentros eliminatorios que disputen una pareja de equipos y que consecuentemente tales hechos den lugar a la suspensión del encuentro por parte del arbitro, el Tribunal de disciplina sancionará al club responsable con la perdida de los dos encuentros eliminatorios que conforman la serie«.

Sin embargo, en un fallo cargado de polémica, AFA dispuso que se completen los minutos restantes. Y en la cancha, el que impuso su juego y logró el pasaporte fue Antoniana.

Nicolás Pérez, lateral por derecha del conjunto dirigido por Gustavo Modica, conectó de cabeza un tiro de esquina para ampliar la ventaja obtenida en el encuentro de ida disputado en Tucumán. De hecho, Hugo Corbalán, entrenador de CSD San Jorge, optó por una modificación ofensiva previo a finalizar la etapa inicial: delantero (Juan José Morales) por defensor (Fabio Pereyra).

Un gol en contra por parte de Pérez le devolvió cierta cuota de esperanza al conjunto tucumano, que necesitaba otros dos tantos para conseguir una clasificación memorable. Sin embargo, Yony Angulo Riveros apareció con su primera anotación en la Copa Argentina para sentenciar la serie y sellar la clasificación de Juventud Antoniana, que regresará a las instancias decisivas.

 

Comentarios