San Martín, que no había podido ganar todavía, se dio el gusto de vencer 2 a 1 como local al puntero de la Superliga, Racing, pese a jugar gran parte del encuentro con diez jugadores por la expulsión del arquero Ignacio Arce, y dejó al equipo de Eduardo Coudet sumergido en un mar de dudas, ya que sufrió la primera derrota del torneo.

Augusto Solari puso en ventaja al visitante en el arranque del segundo tiempo, pero el local tuvo una notable reacción y dio vuelta la historia con dos goles de Claudio Bieler que mostró el oficio de goleador al definir en ambas ocasiones a metros del arco defendido por Javier García.

Una multitud asistió al estadio de La Ciudadela y disfrutó con el primer triunfo de los tucumanos en su regreso a la máxima categoría, que le permite sumar tres puntos de oro para mejorar el promedio y comenzar a ilusionarse con la posibilidad de mantener la categoría, pese a que sigue en el fondo de esa tabla con 0,875 de promedio.

Racing, si bien se mantiene como único líder del torneo con 20 puntos al jugarse la novena fecha, ahora lleva apenas apenas dos de ventaja sobre Unión, el único escolta, y supera por tres a Atlético Tucumán, que está tercero con un partido pendiente.

Un escalón más abajo aparece Defensa y Justicia, que sumó 15 unidades pero tiene dos partidos pendientes y en caso de ganarlos podría desplazar a Racing de la cima.

El primer tiempo jugado en Tucumán tuvo de todo menos fútbol, ya que al apagón de dos reflectores que retrasó el comienzo del encuentro en más de 20 minutos, se sumó la expulsión del arquero Arce, por una mano cometida fuera del áera, cuando el local tenía el control del encuentro.

La tensión se trasladó a las tribunas y un par de proyectiles lanzados por hinchas locales obligaron al árbitro Nicolás Lamolina a interrumpir el partido en un par de ocasiones.

Tras el descanso, los ánimos se serenaron y Racing se puso rápidamente en ventaja por un cabezazo de Solari, que apareció sin marcas en el segundo palo y no tuvo problemas para anotar.

El visitante tenía el partido servido en bandeja y contó con muchas facilidades para anotar más goles pero no pudo ampliar la ventaja porque chocó con la notable tarea del arquero Jorge Carranza, quien con tres atajadas espectaculares mantuvo a su equipo en partido.

El resto fue obra de Bieler, quien marcó sus primeros goles en la temporada al aprovechar dos acciones individuales de Franco Costa, al desbordar por derecha, y de Matías García, que eludió a varios adversarios por izquierda antes de enviar un centro atrás al corazón del área, para dar vuelta el marcador.

Comentarios