San Martín consiguió un histórico triunfo en el clásico provincial, al derrotar por 3 a 2 a Atlético, en un partido que parecía hecho a la medida del local, que llegó a sacar una ventaja de dos goles, pero que el visitante dio vuelta y trasladó la fiesta a La Ciudadela.

Luis “Pulguita” Rodríguez, de penal, y David Barbona, uno en cada tiempo, pusieron en ventaja al “decano”, pero San Martín nunca bajó los brazos y marcó tres goles en 25 minutos por intermedio de Luciano Pons, Lucas Acevedo y Alberto “Tino” Costa, para imponerse en un clásico cambiante, vibrante y emotivo, correspondiente a la fecha 14 de la Superliga.

Con este triunfo, el “Santo” sumó tres puntos de oro para engrosar el promedio a 1,142 y salir de la zona del descenso por primera vez en la temporada, pero además se dio el gusto de cortar la racha sin triunfos visitantes en la Superliga y conseguir, además, el prímer éxito en el clásico provincial jugando un partido oficial de Primera División en la cancha de su rival.

La reacción de San Martín no sorprende ya que siempre lució mejor desde lo táctico y futbolístico que su rival, aún cuando perdía por dos goles. El equipo de Walter Coyette repitió una reacción de esta características que ya había logrado ante Patronato, en Paraná, cuando perdía por tres tantos y logró empatar 3 a 3.

Todo era “celeste y blanco”en el Monumental, al que sólo asistieron hinchas locales, ya que los dirigidos por Ricardo Zielinski parecían tener bajo control el encuentro gracias a su efectividad para convertir en las pocas chances que tuvo y con esa victoria parcial se colocaba transitoriamente como único puntero, superando a Racing por un punto.

Además, “Pulguita” Rodríguez anotó el gol que le falta en su historial (contra San Martín en un partido oficial) y en las tribunas nadie se imaginaba que todo iba a cambiar y el final iba a ser completamente diferente.

El triunfo del visitante es justo, porque siempre se mostró mejor parado en el campo de juego y dispuso del balón durante la mayor parte del encuentro.

San Martín tuvo más la pelota en el primer tiempo pero Atlético fue práctico ya que aprovechó el penal que Lucas Acevedo le cometió a Guillermo Acosta para ponerse en ventaja con el remate de Rodríguez, que dejó sin chances a Jorge Carranza.

Un codazo de Jonathan Cabral en la cara de Pons, que el árbitro Fernando Rapallini -de floja tarea- dejó sin sancionar calentó el clima del clásico y hubo demasiadas piernas fuertes antes del descanso.

El segundo tiempo arrancó con todo ya que el gol de Barbona, que definió desde cerca del área chica tras una distracción defensiva, parecía sentenciar el partido a favor del local, Pero apenas unos minutos después llegó el descuento de Pons y el clásico cobró vida por el ímpetu de San Martín.

El “santo” entendió que podía dar vuelta la historia y se lanzó en busca de la hazaña que comenzó a tomar forma con el cabezazo de Acevedo para el empate transitorio y se concretó dos minutos después cuando ‘Tino’ Costa definió desde el área chica con Lucchetti ya vencido.

El tramo final del encuentro mostró a Atlético Tucumán volcado en ataque con tres delanteros -Zielinski mando a la cancha a Javier Toledo y a Leandro Díaz para acompañar a “Pulguita”- y a San Martín tratando de cerrar los caminos para proteger el arco de Carranza.

Comentarios