Los archipiélagos de Nueva Caledonia, Vanuatu y las islas Fiyi están en alerta ante la posibilidad de un tsunami, que podría tener olas hasta de un metro, tras un sismo de magnitud 7,1 registrado el miércoles en el territorio francés.

Las inmediaciones de Nueva Caledonia fueron sacudidos por el terremoto, informó el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico; antes de prevenir a los pobladores sobre el posible maremoto.

El epicentro del seísmo se ubicó a 10 kilómetros de profundidad, a unos 372 kilómetros al este de Noumea, la capital de Nueva Caledonia, indicó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS por su sigla en inglés).

“Pero no hay nada que decir. No hay daños, no hay tsunamis y no esperamos nada más”, se apresuró a decir el portavoz de Defensa Civil, Olivier Ciry, en conversación telefónica con la agencia Reuters.

Hasta ocho réplicas se registraron tanto en las proximidades de Nueva Caledonia como en las islas Fiji. La más fuerte fue de magnitud 5,7.

“Queremos confirmar que no hay amenaza de tsunami en Nueva Zelanda después de este sismo”, acotó el Ministerio de Defensa Civil de este país .

Comentarios