Una campera blanca podría ser la punta del ovillo para dar con el homicida de Ulises Benjamín Amaya, el niño de cuatro años que fue asesinado hace siete días en El Colmenar. No se descarta que haya sido un adolescente. Habría conocido al pequeño y tendría fama de peligroso en el vecindario. Los 21 interrogantes que se respondieron los investigadores para avanzar en la reconstrucción del perfil del asesino.

1. ¿El niño se escapó de su casa?

No. Benjamín le había pedido permiso a su abuela para salir a jugar a la vereda. La mujer, en un primer momento, le dijo que no. Después, insistió y lo terminó autorizando. Eso fue poco antes de las 15. A los minutos, un tío fue a controlarlo y no lo vio, por lo que salieron a buscarlo por las calles del barrio. Como no aparecía, la búsqueda se extendió. Fue encontrado por un grupo de niños colgado de un puente.

2.  ¿Y la madre dónde se encontraba?

Según reconocieron los mismos familiares del niño, Milagros Amaya había concurrido a la sede de Agrupación El Colmenar, que estaría vinculada políticamente al intendente Carlos Najar, para repartir votos para las elecciones del domingo. La joven, de 20 años, pretendía recuperar el plan social que le habían quitado en junio.

3. ¿Cuál es la hipótesis más fuerte que se maneja?

“Benja” fue captado por una persona conocida que, mediante engaños, lo llevó a un lugar. Allí habría pretendido abusar de él, pero como no pudo concretar el ataque, lo mató para que no lo denunciara.

4. ¿Cómo le quitó la vida él o los asesinos?

La autopsia confirmó que el pequeño murió al ser colgado con un cable negro que habría sido encontrado en el descampado. Los investigadores señalaron además que habría decidido colgarlo del puente para desviar la pesquisa. Estiman que de esta manera habría pretendido hacer pensar que se trataba de un suicidio.

5. ¿Se estableció si se llegó a concretar el abuso?

Con el informe autópsico se estableció que el menor no sufrió un ataque sexual antes de ser asesinado. Sin embargo, con el mismo estudio se descubrió que “Benja” tenía lesionas “defensivas” en sus manos y rostro. Eso son indicios que abrieron dos sospechas: que el pequeño se defendió del ataque hasta que no aguantó más; y que el atacante, al no haber podido doblegarlo, podría ser un menor.

6. ¿Nadie vio quién captó a Benjamín?

En el marco de las investigaciones hay algunas personas que dieron varios datos sobre el posible autor. Una vecina señaló que hubo un hombre que lo habría llevando alzando, pero su descripción no coincidía con la ropa que llevaba puesta el niño. Otra mujer aseguró verlo caminando de la mano de un joven que, supuestamente, lo habría estado acariciando. Sin embargo, ninguna de las dos testigos pudo aportar precisiones sobre las fisonomías de los sospechosos para que se realizara un retrato hablado.

7. ¿Cuál fue el camino que realizó el homicida?

Después de captarlo, se dirigió a una propiedad privada en el que hay un camino que cruza de punta a punta el predio y que está tapado de matorrales. Desde la casa donde vivía “Benja” hasta el lugar donde fue encontrado el cuerpo hay unos 350 metros, aproximadamente, y para cubrir ese recorrido los pesquisas estiman que tardaron menos de 15 minutos. De modo que el crimen se podría haber consumado entre las 15.45 y las 16.30. En ese horario la zona tiene bastante movimiento y es muy poco probable que nadie haya visto nada.

8. ¿Es común que ello ocurra?

No. Justamente, en los últimos días, los investigadores se instalaron en la zona para relevar quiénes transitan por el lugar y descubrieron que casi siempre son los mismos. Pero a la hora de interrogarlos, todos coincidieron en lo mismo: no vieron ni observaron nada hace una semana.

9. ¿Por qué existiría ese manto de silencio?

Los pesquisas temen que haya alguien poderoso detrás del crimen. Entre sus sospechas aparecen posibles transas que dominan el territorio o algún puntero político. Esto no quiere decir que Benjamín haya sido víctima de un crimen narco o político. Lo que se sospecha es que el homicida puede tener algún tipo de vínculo con algunas de esas personas que, como ya es conocido, son los referentes de los barrios más carenciados y son conocidos por infundir temor entre sus habitantes.

10. ¿Qué repercusión tuvo el ataque a balazos contra los investigadores del caso?

Ese hecho que ocurrió el martes por la tarde marcó un antes y un después en la pesquisa del caso. Los disparos que se hicieron en contra del personal de la División Homicidios no hicieron más que fortalecer la sospecha de que alguien poderoso podría estar detrás del crimen. El único detenido por este hecho negó estar vinculado ni, mucho menos, haber tenido algo que ver con el homicidio del menor.

11. ¿El atentado está relacionado con el caso?

Es una de las posibilidades. La otra es que podría haber sido un ataque contra la presencia de los efectivos en el barrio. Los vecinos dicen que hay varios transas que operan en la zona y, obviamente, la presencia policial altera los negocios de quienes venden droga en ese y otros lugares.

12. ¿Se tomaron medidas para romper este presunto manto de silencio?

La fiscala Adriana Giannoni confirmó que a las personas que brinden datos que ayuden a esclarecer el caso se les otorgará el rol de testigo de identidad reservada, es decir, nadie conocerá quién aportó indicios. Según anunció, también se brindará protección para el testigo y para su entorno familiar. Los que puedan colaborar con la investigación deben dirigirse a la Fiscalía de Homicidios II o comunicarse llamando al teléfono (381) 497-9711 o al celular (381) 153 95 00 45.

13. ¿Están pensando utilizar otro recurso?

Desde el Ministerio Público Fiscal se están haciendo gestiones en el Ministerio de Seguridad de la Provincia y de la Nación para gestionar una suma de dinero que sirva de recompensa para la persona que ayude a esclarecer el hecho.

14. ¿Se tomaron algunas medidas en las últimas horas?

Sí. Personal de la División Homicidios realizó ayer allanamientos en el barrio donde vivía “Benja” y zonas aledañas. Según confiaron fuentes vinculadas a la causa secuestraron elementos que serán peritados en busca de algún indicios que los lleve a dar a con los autores del crimen.

15. ¿Qué tipo de elementos secuestraron?

Varias prendas, pero la más importante de todas es una campera blanca. Varios testigos coincidieron que el sospechoso usaba esa ropa de ese color. De todas maneras, además de analizarlas, las personas que aportaron esos datos deberán reconocerla.

16. ¿Cuáles fueron las casas que se allanaron?

Las viviendas donde residen personas que podrían tener vinculación con el hecho. Pero también las que habrían concretado el ataque contra los familiares. De hecho, mientras realizaban las medidas, ubicaron al otro sospechoso y lo detuvieron. Se trata de un tal “El Menor” que tiene 17 años.

17. ¿Qué dicen los vecinos de la investigación del caso?

En un primer momento colaboraron con la investigación, pero con el correr de los días, el clima de tensión en el barrio fue creciendo. Ahora, con cara de pocos amigos, repiten una y otra vez la misma frase: “dejen de investigarnos a nosotros y averigüen sobre el entorno familiar del chico”.

18. ¿No se investigó a los familiares directos de Benjamín?

Sí. Pero ahora se está profundizando la pesquisa sobre parientes más lejanos que viven en ese y en otros barrios. Los motivos de este cambio de línea no fueron informados por el momento, pero todo parecería indicar que algunos testigos aportaron nuevos datos.

19. ¿Y por qué no lo hicieron antes?

Este es otro indicio de que alguien que ejerce algún tipo de poder en el barrio podría estar detrás del crimen. Y, como los policías recorren una y otra vez el vecindario, hay quienes decidieron hablar para que vuelva la calma en ese sector de El Colmenar.

20. ¿Qué malestar puede generar la presencia policial?

En primer lugar, un grupo de vecinos no pudo usurpar el terreno donde se cometió el crimen para evitar alterar la escena del crimen. Ya hasta habían decidido bautizar al asentamiento con el nombre de Benjamín Amaya. Además, varios transas del barrio, por el permanente recorrido de investigadores, no pueden seguir adelante con su negocio.

21. ¿Ya existe un perfil del homicida?

Sí. Según los datos recolectados hasta el momento, se trataría de un menor de edad o un joven de no más de 20 años. Habría conocido a “Benja” y tendría fama de peligroso en el barrio. Los investigadores ahora quieren determinar su rostro para concretar una detención.

Comentarios