Una mujer permanece hospitalizada, con pronóstico reservado, como consecuencia de un accidente ocurrido en la madrugada de ayer en la esquina de avenida Perón y Bascary, en Yerba Buena. Alejandra del Carmen de San Lucila, de 47 años, circulaba junto con su esposo, Gustavo Adolfo Lorca (49), cuando otro auto les cayó encima. Fue luego de que su conductor perdiera el control al pasar por el reductor de velocidad de esa intersección.

San Lucila fue operada de urgencia. Los médicos tuvieron que extirparle el bazo. Se encuentra internada en el hospital Padilla. Su marido sufrió una fractura en un brazo como consecuencia de la colisión.

El choque se registró cerca de las 5. El matrimonio circulaba en un Renault Megane azul por Perón, hacia el oeste. Habían asistido a una fiesta de 15 años y se dirigían a su domicilio, en Darwin al 900, en Yerba Buena.

Cuando giraron por Bascary, fueron embestidos por un Toyota Corolla negro, conducido por Alejandro Carabajal, que circulaba por la avenida, hacia el este. Por causas que se investigan, el Corolla saltó el lomo de burro y cayó sobre la parte trasera del Renault Megane.

Las víctimas fueron asistidas por Bomberos de Yerba Buena y por personal de emergencias del 107, ya que habían quedado atrapadas dentro de los habitáculos. La mujer fue llevada de urgencia al Padilla. En conductor del Corolla, en tanto, resultó ileso.

“En este momento lo que esperamos es que mi mamá despierte. Luego nos ocuparemos de lo judicial”, explicó Lucía Lorca, hija del matrimonio.

Acerca del accidente, señaló: “En el otro auto iban dos personas. Creo que el conductor estaba alcoholizado. No es la primera vez que ocurre un accidente en esa esquina”.

“Mi papá no conduce a alta velocidad. Tampoco consume alcohol. Incluso, se estaba cuidando porque tenían que operarlo de la vesícula la semana que viene”, indicó la joven

El fiscal de Instrucción Diego López Ávila (IV Nominación) dispuso que Carabajal fuera demorado y que le practicaran los exámenes toxicológicos y de alcoholemia. La causa fue calificada como “lesiones culposas“.

Los vecinos
El fin de semana, el peligro crece

La avenida Perón es un riesgo constante, según los vecinos. “En la madrugada es muy peligrosa, los autos circulan a alta velocidad”, afirma Carmen Toledo. “Creo que no muere más gente de casualidad. Pero el momento de mayor peligro es los fines de semana, por la noche”, contó Oscar Ramos. “Los motociclistas son los más expuestos cuando cruzan el lomo de burro. La semana pasada, un chico pasó de largo y se salvó de milagro, señaló Alicia Aranda.

En 2006
El antecedente de la esquina trágica

En la esquina donde ocurrió el accidente de ayer, el 21 de diciembre de 2006, Silvia Jantzon y su hijo Domingo Marchese murieron al ser embestidos por el auto que manejaba Gustavo Jiménez, hijo del ex ministro de Economía Jorge Jiménez. Jantzon y Marchese circulaban en un Fiat Palio por Bascary, en Yerba Buena. Cuando llegaron a avenida Perón, fueron atropellados por el Chevrolet Corsa que conducía Jiménez, entonces de 18 años.

Policía vial
“Es una zona crítica”

“En ese sector se hacen controles fijos, pero también móviles, que se refuerzan los fines de semana, sobre todo en la madrugada. La avenida Perón es una zona critica”, consideró el comisario Mauricio Álvarez, de la Policía Vial. “Hacemos controles en el Camino del Perú o la rotonda de la Aconquija. También hacemos recorridos y colaboramos con los inspectores de tránsito de Yerba Buena. A pesar de todo, sigue habiendo accidentes”, lamentó.

Inacción
Un flagelo que se va agravando

“La situación ha empeorado. Va de la mano del alcohol y la imprudencia. El inocente paga las consecuencias”, dice Marcela Reales, hermana de la médica María Cecilia Reales, que murió en febrero de 2009, cuando su auto fue embestido por otro que manejaba un menor. “Hablamos de educación vial en las escuelas, pero no veo que se haga nada. Muere más gente por tragedias viales que por otro motivo”, advirtió la referente de Estrellas Amarillas.

Comentarios