Cuatro profesores de educación física, tres hombres y una mujer, murieron en un choque frontal que se produjo cuando regresaban a la localidad de Graneros tras participar en un curso de capacitación, en tanto que otras dos personas resultaron gravemente heridas informaron fuentes policiales.

El siniestro se produjo cerca de las 18.45 cuando chocaron de frente un Fiat Argo,donde viajaban cinco profesores de educación física hacia Graneros,  y un Nissan March, que conducía Gabriela Alejandra Juárez, domiciliada en Banda del Río Salí y que se trasladaba hacia el norte.

La mujer, que falleció casi en el acto, según estimaron los médicos, quedó atrapada contra el volante del Nissan. En la ruta, los rescatistas se encontraron con los cuerpos de Marcelo Osvaldo Barrionuevo y Elías Julián, todos domiciliados en Alberdi, que habían salido despedidos del otro vehículo. Néstor Gramajo Antonio Bazán quedaron en el interior del Argo.

Los dos sobrevivientes al violento impacto, sufrieron traumatismo encefalocraneano grave y fueron trasladados al hospital Padilla, donde se encuentran fuera de peligro, según el parte oficial.

“Todavía no podemos determinar cómo se produjo el choque frontal, porque faltan realizar las pericias correspondientes”, explicó el jefe de la Unidad Regional Oeste, Carlos Castro y aseguró que «el cuadro que se encontraron los policías que llegaron al lugar del accidente fue espantoso, ya que los cuerpos estaban dispersos porque salieron despedidos del rodado”.

Al parecer, la tragedia se desencadenó por una mala maniobra que realizó uno de los conductores y la hipótesis más fuerte que manejan los peritos es que uno de ellos podría haberse quedado dormido y se cruzó de carril o que intentó sobrepasar a otro vehículo sin percatarse que otro venía por la mano contraria.

Tampoco se descarta que uno de los autos haya sufrido un desperfecto mecánico o la pinchadura de una de sus ruedas delanteras, que lo hizo ir de frente contra el otro vehículo.

Ariel Dip, jefe de la Patrulla de Rescate y titular de Defensa Civil de Famaillá, que dirigió las tareas de auxilio,comentó: «esta es una zona peligrosa porque los vehículos transitan a alta velocidad, ya que se trata de una recta».

Hoy, con la luz del día, los peritos volveran al lugar  para intentar establecer cuál fue la causa del terrible accidente que enluta a la comunidad educativa tucumana.

Comentarios