Este miércoles, la jornada de un colegio en Estados Unidos fue interrumpida con disparos. Los alumnos de la escuela Marjory Stoneman Douglas High School tuvieron que esconderse debajo de los pupitres y hasta encerrarse en los armarios después de que un estudiante abrió fuego y dejó al menos 17 muertos y 20 heridos.

El incidente se produjo en el interior del colegio que está ubicado en Parkland, una localidad en la zona sur del estado de Florida. El instituto es parte del distrito de las Escuelas Públicas del Condado de Broward , y es la única escuela secundaria pública en la ciudad. Según datos federales, tiene inscritos unos 3.100 alumnos, de noveno a 12° grado.

«El tirador está ahora bajo custodia. El escenario aún está activo», informó la policía. Poco antes, la misma oficina del jefe policial había informado que recibió «reportes de víctimas» como consecuencia del tiroteo. De acuerdo al alguacil del condado de Broward, Scott Israel, el sospechoso asistió una vez a la escuela, pero no era más un alumno actual.

Melissa Falkowski, una profesora de inglés de Stoneman Douglas, estaba dando clases en el momento del ataque y dijo que se escondió con 19 alumnos en un armario. Además, señaló que hace algunas semanas todos los maestros del lugar tuvieron que realizar un entrenamiento de emergencia para casos como el que tuvo que vivir.

Parkland, el escenario del último tiroteo en Estados Unidos, fue elegida el año pasado como la ciudad más segura de Florida. Así lo informó en su momento el Consejo Nacional de Seguridad y Protección del Hogar, con sede en Washington.

Comentarios