Con gomas encendidas y ocupando toda la calle, trabajadores de la cadena de supermercados Emilio Luque mantienen cortado el transito sobre avenida Belgrano al 1.800 y al 3.300. Una deuda con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) es la razón argumentada por la empresa, que adeuda los sueldos de mayo, medida que afecta a 1.200 empleados.

Los trabajadores paran desde hace dos días -con piquetes frente a la Casa de Gobierno, en el puente Lucas Córdoba y en la puerta de las sucursales-, por la falta de pago de los sueldos.

La planilla salarial de los supermercados ronda los $ 37 millones, confiaron funcionarios de Trabajo. La firma abonó alrededor de un tercio de los haberes y adeuda aún el resto: cerca de $ 25 millones.

En simultáneo, la AFIP le embargó cerca de $ 50 millones desde marzo por deudas impagas. Por ello, contó un delegado, los últimos meses cobraban en cuotas y en efectivo.

 

Comentarios