El ministro de Seguridad, Claudio Maley  y el secretario de Transporte, Benjamín Nieva, formaron parte de una reunión con  integrantes de la  Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat),  Unión Tranviarios Automotor (UTA) y legisladores que conforman las comisiones  de Hacienda y Transporte  para trabajar en la ley de emergencia del Servicio Provincial de Transporte Público Automotor de Pasajeros, y la otorgación de subsidios a los empresarios para sostener la actividad.

“Analizamos la situación que atraviesa el sector de transporte y se consensuó con el ministerio de Economía como podemos auxiliarlos”, contó Maley y explicó que la provincia otorgaría un subsidio de 20 millones mensuales por dos años, “con exigencias en cuanto al mantenimiento de los transportes”.

Una vez que la ley sea sancionada se redactara un acta de convenio con los empresarios. “el subsidio será distribuido a la línea acorde al recorrido que tengan, analizando cada particularidad”, sostuvo el ministro.

Por su parte, Nieva dijo que hay alrededor de 40 empresas que tienen gran cantidad de unidades y necesitan ayuda. “Los empresarios deberán responder a las necesidades del usuario, no trasladar el costo del servicio al pasajero en cuanto a tarifas”, aseguró.

Nieva contó que desde la Secretaría a través de la Comisión Nacional de Regulación del Trasporte se están controlado a las empresas para que cumplan con lo requerido.

Crisis

Daniel Orell, presidente de Aetat, planteó en la reunión la necesidad de subsidios, excepciones impositivas, infraestructura vial circulación para reducir costos, actualización tarifaria a medida de lo que publico pueda abonar. “Todo se relaciona con las tarifas. Hay mucha diferencia”, resaltó el empresario.

Desde Aetat presentaron estudios de costos, de la capital de la provincia e incluso de los que difunden en el ministerio de Transporte de la Nación. “Hoy el déficit mensual es de $60 millones mensuales en la capital. El subsidio del Gobierno ayudará para salir de esta crisis”, remarcó Orell.

Desde la Unión Tranviarios Automotor (UTA) explicaron que la situación de los trabajadores es preocupante, y más aquellos que trabajan en los recorridos rurales, ya que empresarios redujeron algunos destinos. “Con esta ley se garantiza la fuente de trabajo para los compañeros”, reafirmó César González titular del gremio.

Comentarios