Nicolas Funes Bellarrosa

Habían pasado 20 minutos de las 8 de la noche cuando un gran estruendo y una gran nube de polvo cubrieron en todo su largo y anoche la cuadra de 24 de setiembre al 500.

Grande era la confusión, gritos, corridas, llamadas y pedidos de auxilio. Era un caos total era difícil entender con claridad que era lo que había sucedido.

Y con el correr de los minutos se fue esclareciendo la situación, el ex cine Florencio Parravicini se desplomó. Conocida ya con certeza la noticia se temía lo peor, que hubiese víctimas fatales, dado que al ser unas de las principales arterias de la ciudad y uno de los principales paseos de nuestra capital tiene un fluido tránsito no solo vehicular sino también peatonal.

Recabando testimonios, empleados de comercios lindantes contaban que al momento del fatídico episodio donde se vino abajo parte del techo y la fachada del frente iba gente pasando por esa vereda.

Con el correr de las horas y con la solidaridad de todo los ciudadanos, fueron llegando las distintas fuerzas de seguridad no solo capitalinas sino también de otros municipios para comenzar las tareas de rescates, y el panorama no era nada positivo porque si bien no había identidad confirmada se conocía ya una víctima fatal confirmada de sexo masculino.

Continuaban las tareas de excavación y se lo hacía con mucho cuidado temiendo que pudieran encontrar más personas bajo los escombros, ya sea con o sin vida, y efectivamente se hallaron 2 cuerpos más debajo y como era de imaginarse lo peor así fue estaban sin vida. Luego de unas horas la justicia identificó a los cadáveres. Ellos son  María Cristina Sosa, Miguel Morandini y Víctor Hugo Andrada, los tres son mayores de edad. Y además de 2 heridos que se encuentran fuera de peligro.

En la zona de la tragedia ser realizaban tareas de remodelación. La obra estaba a cargo de la empresa Fortino, se dice que toda la documentación necesaria y habilitante estaban en regla. El fiscal a cargo Diego López Ávila trabaja para realizar las averiguaciones pertinentes.

El ex cine Parravicini fue inaugurado el 5 de julio de 1923 con el nombre de  “Grand Splendid Theatre”  con una estructura moderna y un imponente estilo francés. En 1971 se convirtió en teatro y con más de 90 años de existencia la última vez que estuvo en funcionamiento fue con un bowling, hasta que en 2017 definitivamente cerró.  Resulta incomprensible que, con tantos años, no se haya realizado los mantenimientos correspondientes, que seguro hubieran servido para evitar la tragedia que hoy lamenta Tucumán.

Comentarios