Tras el reacomodamiento de precios en los combustibles líquidos que comenzó este mes, los expendedores comenzaron a analizar el impacto que tiene en sus estructuras de costos los nuevos precios e impuestos que gravitan en el Gas Natural Comprimido (GNC) y estiman que podría darse un reajuste antes de marzo.

El último incremento que tuvo el metro cúbico de GNC fue en noviembre, cuando las expendedoras llevaron de un valor promedio de $11,80 al público a $12,80. El Ministerio de Energía de la Nación, a través de la resolución 474-E/2017, determinó un sendero de precios de aumentos del fluido. Si bien la estrategia inicial del Gobierno nacional era implementar las subas a partir del mes de octubre 2017, al calor de la discusión electoral el mismo fue pospuesto para el mes siguiente.

La próxima parada para determinar un reajuste sería el mes de marzo, pero para los expendedores esa posibilidad podría adelantarse debido al impacto de la suba de diferentes costos que no estaban contemplados al trazarse aquel sendero de precios original.

En lo referido al Gas en Boca de Pozo, según el sendero establecido por las autoridades, la nueva tarifa para GNC es de U$S 4,84 por metro cúbico. Adicionalmente, hubo un incremento del Fondo Fiduciario para Subsidios de Consumos Residenciales, que pasó de un valor de $0,04 a $2 por m3. Por consiguiente, todo el concepto aumentó un 26%.

Por otro lado, en cuanto a los conceptos derivados del Transporte y Distribución, se analizó un incremento del 60% en el costo fijo y reserva de capacidad. Asimismo, se produjo un incremento del 88% del cargo por metro cúbico firme consumido. En resumen, el concepto “Transporte y Distribución” se incrementa un 73%, señaló un estudio de las expendedoras publicado por el portal surtidores.com.ar.

Al ser consultado sobre estas variables, el secretario de la Cámara de Expendedores Jorge Saad, indicó que “en lo que respecta al precio del GNC se modificaron los valores del gas y también todos los costos operativos, por lo que se va a evaluar la situación del precio en surtidor”.

Agregó que “todo esto se está evaluando porque hay colegas que aún están de vacaciones pero puede ser antes de marzo el reajuste”.

El dirigente señaló que hay sorpresa en las expendedoras “porque todo subió de golpe, tenemos aumentos de hasta 50% en algunas facturas y también en otros costos operativos que han subido”.

Comentarios