Todo empezó por una taza de té. Lo que siguió después fue una inexplicable y desesperante secuencia de gritos, golpes y llanto, de la cual fueron víctimas tres hermanas de 7, 11 y 16 años en su casa en la provincia de Córdoba. La agresora era su mamá.

La mayor de las hermanas fue la que, en un intento por ponerle fin a la violencia que sufrían, grabó a la madre mientras las atacaba. El video, que fue difundido por El Doce, se viralizó después en las redes sociales y dio inicio a una investigación.

“¡Qué te cuesta hacerte una taza de té! Decime qué te cuesta, ¿no sabés lo que es hacer una taza de té?”, se escuchaba vociferar a la mujer entre insultos, mientras golpeaba primero con un objeto de la cocina y después con el puño cerrado a su hija más chica.

De nada sirvieron los gritos cargados de angustia de la mayor pidiéndole que se detuviera. Por el contrario, la convirtió en su nuevo blanco: le pegó una patada y le tiró el celular con el que la estaba filmando. “Vos callate que te voy a reventar la cabeza”, la amenazó.

El papá de las víctimas, que tenía antecedentes penales, denunció a su mujer y las nenas quedaron bajo la custodia temporal de su abuela paterna mientras avanza la investigación. La Justicia buscará determinar si se trató de un hecho aislado o si los episodios de violencia eran habituales en la familia pero, hasta el momento, no ordenó ninguna detención.

Comentarios