El Senado de Estados Unidos se unió a la Cámara de Representantes y aprobó una legislación que termina con la emergencia nacional en la frontera sur, que el presidente Donald Trump declaró el 15 de febrero.

Con mayoría del partido gobernante, el Congreso rechazó así el propósito de financiar el muro en la frontera con México, una promesa de campaña de Trump y uno de los proyectos con los que más insiste.

Minutos después de la votación en el Senado, Trump anunció su veto a la resolución del Congreso en contra de su emergencia nacional decretada para financiar el muro.

La votación 59 a 41 fue un repudio bipartidista a la decisión de Trump de trasladar dinero de varios programas a la construcción del muro, bajo el supuesto de que eso frenará la inmigración ilegal, con 12 senadores republicanos sumándose a la minoría demócrata.

Es poco probable que la medida votada se convierta en ley porque hay suficientes republicanos en el Senado y la Cámara de Representantes para apoyar el veto de Trump. El asunto finalmente podría ser resuelto por tribunales.

Durante los dos primeros años de su mandato, el Congreso liderado por los republicanos se adaptó a Trump en varios asuntos y, si bien el presidente no ha usado aún su prerrogativa para vetar una ley, prometió que eso cambiaría.

“¡VETO!”, fue el anuncio escueto que Trump publicó en su cuenta de Twitter poco después de que el Senado aprobase la resolución en su contra.

La votación de ayer sigue a otra derrota de Trump en el Senado el miércoles, cuando se aprobó una resolución que busca terminar con el apoyo de Estados Unidos a la coalición liderada por Arabia Saudita en la guerra en Yemen.

La campaña de miles de millones de dólares de Trump para construir un muro fronterizo entre México y Estados Unidos -uno que había prometido inicialmente que pagaría su vecino- ha creado una brecha con el Congreso, porque muchos republicanos se sienten incómodos hablando de un “muro”. Los expertos en el Congreso dicen que la seguridad fronteriza eficaz requiere de un abanico de herramientas para hacer cumplir la ley, y no solamente una valla.

La Ley de Emergencia Nacional da a los presidentes un amplio margen de maniobra para hacer gastos. El Congreso puede votar para bloquear una declaración, pero las mayorías de dos tercios requeridas para superar los vetos presidenciales hacen que sea difícil para los legisladores prevalecer.

La resolución del Senado es notable ya que cuenta con mayoría republicana, el partido de Trump, por lo que supone un duro golpe a su autoridad. Con la aprobación de la Cámara de Representantes controlada por los demócratas de la misma resolución el mes pasado, el paso del Senado lo envía a Trump. No ha mostrado reticencia a emitir su primer veto para promover la exhortación de su campaña a “Construir el muro”, y parece que al Congreso le faltarán las mayorías de dos tercios que serían necesarias para anularlo.

“Voy a hacer un veto. No se anulará “, dijo Trump a los periodistas en la Oficina Oval. “Es una votación de seguridad fronteriza”, informó la agencia EFE.

La votación nominal se produjo apenas un día después de que el Senado dio un paso hacia una lucha de veto con Trump en otro tema, votando para poner fin al apoyo de los Estados Unidos a la guerra de la coalición liderada por los árabes saudíes en Yemen.

Comentarios