El concurso en el que participó Melo premiaba a la persona que pueda ingerir la mayor cantidad de medialunas en un minuto y se desarrollaba en la esquina de la avenida Bunge e Intermédanos, en medio de un evento que también incluía números artísticos y propuestas gastronómicas, entre otras actividades recreativas.

El hombre se descompensó y finalmente murió en pocos minutos, aunque por el momento no se había determinado si las causas tuvieron que ver con la ingesta de medialunas. 

En el hecho intervino la fiscal a fiscal Verónica Zamboni, que ordenó una autopsia en el cuerpo de Melo, para determinar las causas de su deceso.

Durante las décadas de los 80 y 90, Melo tuvo una exitosa carrera en el ámbito nacional entre los semipesados, durante la cual fue campeón argentino y sudamericano, con un récord de 21 victorias, nueve derrotas, ningún empate y 17 peleas ganadas por nocaut. 

También contaba en su haber con una polémica revelada recién el año pasado, ya que en septiembre pasado admitió que en 2017 le dieron dinero para que pierda con Fabio “La Mole” Moli. 

Melo dijo que le pagaron para que se “tire” en el quinto round de la pelea, pero no quiso y aguantó hasta final, para caer derrotado por puntos.

Una crónica de la época criticó la pasividad de Melo, quien peleó mientras se reponía de una rotura de costillas.

Comentarios