Desesperación. Angustia. Miedo y, al final, la tragedia. Por el intenso calor del feriado, muchos tucumanos buscaron refrescarse en los cauces del río Salí. Según la Policía, hoy al mediodía ocurrió un suceso lamentable en la zona de Los Bulacio, en el este tucumano.

Un hombre escuchó que a su hijo estaba en peligro al caer al agua; la correntada comenzó a arrastrarlo. En ese instante, el hombre se lanzó al agua para salvar la vida de su hijo. En la orilla del río, los demás miraban atormentados por la situación.

Con gran esfuerzo, el hombre nadó hasta alcanzar a su hijo para rescatarlo. Desde afuera del cauce de agua tomaron del brazo a al chico y pudieron rescatarlo. Sin embargo, de repente, el agua tomó mayor fuerza y terminó arrastrando al padre.

El hombre luchó por salvar su vida, pero no pudo resistir la fuerza del agua y terminó siendo arrastrado del lugar. La gente observaba atónita cómo el agua se llevaba al hombre que acababa de salvar a su hijo.

La Policía comenzó la búsqueda del hombre. Lo hallaron a unos 800 metros de distancia de donde había ocurrido el hecho. El cuerpo sin vida estaba atrapado en una suerte de isla que hay en el río Salí.

“A las 12.30 se toma conocimiento que en el río Salí debajo del puente de la Ruta 321, en los Bulacios, una persona de sexo masculino se había lanzado al río para salvar a su hijo menor y luego de salvarlo, él mismo fue arrastro por la correntada”, explicó el comisario Eliseo Medina.

“Luego de realizar un rastrillaje por el costado del río, a unos 800 metros al sur del puente, como a horas 14, fue encontrada  esta persona boca arriba y sin vida –detalló Medina-; en ese momento se dio intervención a personal de Lacustre criminalística”, precisó.

Comentarios