Una familia tipo necesitó en julio un ingreso mensual de $ 20.134,07 para no ser pobre y $ 8.118,57 para no ser indigente, según datos difundidos ayer por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

La variación mensual de la canasta básica alimentaria (CBA), que delimita la línea de indigencia, en julio fue de 3,5% respecto del mes anterior, mientras la de la canasta básica total (CBT), la cual determina la pobreza, fue del 2,7%.

El informe oficial calculó que el ajuste interanual de la CBA y de la CBT resultó del 32,4% y 34%, respectivamente.

Condiciones extremas

Por otra parte, el Indec dinfundió un informe sobre las condiciones de vida, que refleja el acceso a la vivienda, servicios, educación y salud. Según este trabajo, un tercio de la población urbana no tiene cloacas ni accede a la red de gas. Proyectado a todo el país son 13 millones de personas. En tanto, el 13,2% -más de 5 millones de personas- vive en zonas inundables, más de 3 millones cerca de basurales y más de 2 millones en condiciones de “hacimiento crítico” (más de 3 personas por cuarto). Los datos sobre las condiciones de vida de hogares y personas en los 31 aglomerados son del Indec corresponden al segundo semestre del año pasado. Se trata de una medición nueva que abarca el segundo semestre de 2016 y el primero y segundo de 2017.

En el comunicado correspondiente, el Indec señaló: “se publican en este informe un conjunto de indicadores elaborados a partir de la combinación de algunas de las variables relevadas en forma continua por la Encuesta permanente de hogares (EPH) en los 31 aglomerados urbanos. La información aquí presentada responde a distintas dimensiones referidas a las condiciones de vida de los hogares, en términos de su acceso a un conjunto de bienes y servicios. En ese sentido, muestra aspectos de la participación de los hogares y la población en la distribución del producto social, en línea con los objetivos mencionados”.

El trabajo comprende seis indicadores. Vivienda, acceso a los servicios públicos, característica del hábitat, régimen de tenencia de la vivienda, cobertura médica y educación.

En Vivienda, el informe señala: “el 80% de los hogares y el 75,5% de las personas habitan en viviendas cuyos materiales poseen calidad suficiente. Por otro lado, el 7,1% de los hogares habita en viviendas cuyos materiales poseen una calidad insuficiente y el 12,9% lo hace en viviendas cuyos materiales poseen una calidad parcialmente insuficiente. En el caso de las personas, estos porcentajes ascienden al 9% y 15,5%, respectivamente”.

En las condiciones de vivienda, “en el 83,4% habitan menos de 2 personas por cuarto y en el 14% habitan de 2 a 3 personas por cuarto. Por el contrario, el 2,6% de los hogares se encuentra en una situación de hacinamiento crítico, con más de 3 personas por cuarto, lo cual involucra al 5,1% de las personas”.

En acceso a los servicios públicos, el 33,9% de la población no tiene gas de red, el 34,3% no accede a los desagües cloacales.

Comentarios