El oficialismo buscará votar esta semana en Diputados la reforma del mercado de capitales. La propuesta se denomina Ley de Financiamiento Productivo e introduce cambios sobre la creación de Fondos Comunes de Inversión, los descuentos de facturas electrónicas de las pequeñas y medianas empresas, la posibilidad de indexar por inflación la póliza de los seguros y se avalará el uso de letras hipotecarias, que le permitirá a los grandes inversores privados comprar en forma de instrumento financiero los créditos para la vivienda que se entregan a través de los bancos. Se trata de un mecanismo similar al que generó en 2008 el estallido de la crisis financiera en Estados Unidos con las hipotecas subprime.

En lo que refiere a la Comisión Nacional de Valores, la normativa limita las facultades de esta entidad de intervenir en empresas, de remover miembros del directorio de una sociedad y de nombrar veedores. Si se aprueba la ley, se deberá solicitar una intervención judicial previa, al tiempo que la sociedad tendrá derecho a presentar su estrategia de defensa.

El oficialismo espera contar, como sucedió cuando se firmó el dictamen de mayoría, con el apoyo del bloque justicialista que responde a los mandatarios provinciales peronistas, de los santiagueños que lideran Gerardo Zamora, de los misioneros y del Movimiento Popular Neuquino.

A diferencia de lo que sucedió en otras oportunidades, Cambiemos duda sobre la postura que asumirá el bloque del Frente Renovador dado que el massismo en los últimos días buscó diferenciarse del gobierno y presentó sus propios dictámenes de minoría.

Comentarios