«¡Lula, guerrero del pueblo brasileño!», se escucha decir en la puerta del sindicato metalúrgico donde Luiz Inácio Lula Da Silva pasa sus últimas horas antes de ser detenido.

Es que una multitud se concentró en el lugar para apoyar al ex presidente y demostrarle que no está solo. De la manifestación participaron principalmente militantes del PT pero también representantes del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) de Brasil quienes aseguraron que dejaron de lado sus diferencias «porque lo que está en riesgo es la democracia».

Asímismo Lula recibió el apoyo de muchos líderes de la región como Nicolás Maduro, Evo Morales y la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El líder del PT fue condenado a 12 años y un mes de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero.

En tanto, Lula todavía puede ser candidato. Así lo informaron los jefes de bloque del PT en diputados y en el Senado, Paulo Piimenta, y Lindbergh Farias.

Según dijo un portavoz del partido de Lula, la estrategia es llegar a la justicia electoral, el 15 de agosto, para registrar la candidatura del ex presidente, favorito en las encuestas, para forzar a ese tribunal a evaluar si está capacitado para anotarse.

Es decir, Lula puede seguir siendo candidato hasta que lo objete la justicia electoral.

Comentarios